8 Consejos infalibles para oler bien todo el día

consejos para oler bien todo el día

8 Consejos infalibles para oler bien todo el día

Te levantas temprano, te duchas, te echas desodorante y un poco de perfume, vas a trabajar y al cabo de unas horas el buen olor ha desaparecido. Seguro que se te ha pasado por la cabeza alguna vez la siguiente pregunta, ¿cómo oler bien todo el día? Hoy vamos a responder a esta cuestión con una serie de consejos infalibles para que tu desodorante y perfume no te dejen tirados.

¿Cómo oler bien todo el día?

El olor corporal es un problema que ha traído de cabeza al hombre desde hace muchos años e incluso hoy en día, con toda la tecnología a nuestra favor, parece que aún no existe una solución totalmente efectiva. ¡No te preocupes! Aunque tu cuerpo sude y huela hay métodos que reducen el olor y podemos oler bien durante horas sin recurrir a técnicas quirúrgicas o métodos extremos.

Cuidar la higiene personal es fundamental, y es que oler bien no es solo una cuestión estética, sino también ayuda a dar una buena imagen en una entrevista, para ligar, en una cena familiar y para impresionar a los padres de tu pareja. En resumen, oler bien va más allá de usar desodorante y ducharse a diario, es una cuestión de practicar ciertos hábitos y cuidar la higiene personal.

Mantener un hábito de cuidado personal y limpieza diario

¿Cómo es posible que haya gente que vaya a correr y siga oliendo bien? Esto no es magia, es una cuestión de mantener un hábito de cuidado personal y limpieza diario. La clave del cuidado personal es hacerlo cada día.

¡Ojo, estamos hablando de un mantenimiento de apenas 5 minutos! Tampoco se trata de llevarlo todo al extremo y estar todo el día atentos a nuestro cuerpo y comprobando si olemos bien, o si nos ha dejado el desodorante tirado.

Lo primero es ducharse temprano y a poder ser cada dos días. Hazlo más a menudo si estás en verano, tienes calor o vas a la playa y te has bañado en el mar. En el caso de que no te hayas mojado el pelo, pégate una ducha rápida sin mojar la cabeza para quitar la salitre.

¡No olvides usar cremas corporales hidratantes para regenerar la piel! La piel necesita hidratación a diario e hidratarse por la mañana después de la ducha y antes de acostarse contribuyen a oler bien.

Oler o no oler, he aquí la cuestión

Es posible que tu olor corporal sea más fuerte que el de otras personas. Sin embargo, hay muchos factores como la alimentación, la actividad física, la ropa que vistes o el perfume que usas que influyen en tu olor. ¡Y es que no todo es el desodorante, ni las veces que te duchas! Como te indicábamos antes hay gente que huele siempre bien haga lo que haga.

Para parecerse a estas personas debes seguir estas normas básicas:

  • Presta atención al olor de tu ropa. ¿Has probado a cambiar de suavizante?, ¿cuelgas la ropa inmediatamente al acabar el ciclo de lavado?, ¿te afeitas o depilas?. Estas cuestiones afectan en mayor o menor medida en el olor final de nuestro cuerpo. No todas las pieles huelen igual y hay personas que tienen un olor corporal más fuerte. Pero la ropa y la piel afectan de forma especial al olor, por lo que te aconsejamos que, primero, cuides la ropa y su olor. Y segundo, depílate la zona de los sobacos o al menos recórtalos. ¡Ten en cuenta que por mucho que te duches y limpies ahí el sudor, y por tanto el olor, se acumula en ese lugar!
  • Cambia a diario la ropa y la de la cama cada quince días. Y es que cambiar la ropa de cama y la que usamos cada día se nota. El olor de la ropa se impregna en nuestra piel. Si no huelen, puedes usar un spray o colonia suave para perfumar esas prendas.
  • El olor de los pies. Los pies al igual que los sobacos son dos de las zonas más problemáticas a la hora de oler bien. El cuidado de los pies debe estar entre las primeras cosas que hagas para oler bien. Para ello, sigue los consejos que te hemos dado antes. Por ejemplo, si los zapatos o zapatillas de deporte huelen mal, probablemente, tus pies huelan peor. Lava los pies a diario, cambia de calcetines y plantillas y echa polvos de talco o algún producto anti-olor en el calzado. Si ves que el problema se repite, prueba a usar plantillas anti-olor y combinar tu ropa con sandalias o zapatos abiertos para que tus pies respiren y no huelan tanto.
  • Coloca bolsitas con lavanda y anti-bacterias en la ropa y calzado. De esta forma, consigues dos cosas, una, que huela mejor, y dos, que la ropa y el calzado no cojan humedad y se estropeen.
  • Usa perfumes suaves, pero nunca encima de una zona sudada. Jamás de los jamases te rocíes con un desodorante o colonia encima del sudor. Antes limpia la zona, es mejor que uses una toallita de bebé que tenga olor y no apliques nada que te eches perfume o colonia oliendo o sudando.
  • Abusa del champú. Escoge un gel de olor fresco y neutro a ser posible. En cuanto al champú tienes libertad total para escoger el olor que quieras, eso sí, recuerda usar una crema corporal después de ducharte. Debes mantener la piel húmeda, sobre todo estos días de calor para que tu piel se regenere después de una jornada intensa de calor en la playa.
  • Alimentación y beber mucho. La hidratación no sólo se hace con una crema, sino bebiendo y mucho, lo recomendable es entre 1 litro y medio y dos cada día. Lo mismo sucede con la alimentación, cuida lo que comes ya que la alimentación influye a la hora de tener un olor corporal más agradable. Evita alimentos como las carnes rojas, aquellos que contengan azúcares refinados como la bollería industrial, huevos y alimentos procesados, fritos y grasos y comida basura. Por el contrario, puedes comer frutas, vegetales con altos niveles desintoxicantes como antioxidantes como el té y verduras de hojas verdes, como espinacas, cilantro, perejil y las lechugas.
  • Complementos alimenticios. Toda ayuda es necesaria para desintoxicar el cuerpo y alimentarse bien. Por ello, recurre a complementos y alimentos ricos en magnesio como plátanos, leguminosas, aguacates, semillas, cereales integrales. El zinc (pescados, cereales integrales, nueces) también es importante ya que combate el olor corporal, no en vano, es el ingrediente base en productos de higiene y cuidado personal como desodorantes, pasta de dientes y antitranspirantes.

Finalmente, no olvides estos pequeños consejos:

  1. El mejor momento para echar desodorante o perfume es después de la ducha y con la piel húmeda.
  2. ¡No eches demasiada cantidad ni variedad! Menos es más. No por echarte más colonia y capas de perfume vas a oler mejor.
  3. No todos los perfumes ni productos duran lo mismo ni tienen el mismo efecto en las personas. Si tu desodorante no funciona, prueba un antitranspirante o soluciones naturales como el aloe-vera.
  4. Si sudas mucho, lleva contigo una muda extra de ropa.
  5. Hidrata tu piel a diario con cremas hidratantes ricas en productos naturales. ¿Quieres conocer alguna, en nuestra página web tenemos una crema hidratante para ti!

No Comments

Post a Comment

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.