¿Cómo combatir la sequedad de la piel en verano y todo el año?

combatir la sequedad de la piel

¿Cómo combatir la sequedad de la piel en verano y todo el año?

¿Cómo combatir la sequedad de la piel? El agua es fundamental para la vida del planeta y del ser humano. La importancia de este líquido es tal que si no bebemos en un par de días podemos morir por deshidratación. Nuestro cuerpo y piel necesita agua, es decir, debe hidratarse a diario si no, se deteriora, por ello, os vamos a enseñar cómo combatir la sequedad de la piel en verano y el resto del año

Claves para combatir la sequedad de la piel todo el tiempo

El agua es imprescindible para el mantenimiento diario de nuestro cuerpo y así mantener la salud de células, tejidos, músculos y órganos que dependen de ella. No en vano, nuestro cuerpo contiene entre un 50 y 70 % de agua, por lo que es necesario suplir la falta del preciado líquido con hidratación diaria para evitar las pérdidas.

Por ejemplo, la sequedad de la piel es un síntoma claro de la piel para indicarnos que necesita un mayor aporte de agua. Sin embargo, la sequedad de la piel depende del tipo de piel que tengamos, piensa que no es lo mismo hidratar una piel grasa que una mixta o seca.

La clave para combatir la sequedad de la piel es conocer la clase de tez que tenemos y adaptarnos a ella. A continuación, os damos unos consejos específicos para todos los tipos de dermis.

Hidratar una piel grasa

Sí, las pieles grasas requieren de hidratación. Bien es cierto, que no tanta como una seca, pero igualmente necesitan de cuidados y su dosis diaria de agua.

Para ello, con una vez al día te puede llegar y es que mientras una piel seca necesita de dos a tres veces, una grasa no tiene ese problema. La hidratación la puedes hacer con una crema hidratante, eso sí, intenta que contenga mayor porcentaje de agua que de aceite.

Y es que aunque compres productos libres de aceite (oil free) no todos lo cumplen ya que las cremas en mayor o menor medida tienen aceite. Elige los productos no-oleicos y las cremas hidratantes ligeras y con alto contenido en componentes naturales como el argán, baba de caracol o rosa mosqueta ya que además de hidratar aportan otras ventajas como protección de la piel, evitan el efecto del tiempo al tener efecto regenerante y retrasan las estrías y arrugas.

Hidratar una piel mixta

Una piel mixta es una mezcla entre una piel grasa y una seca, por lo que necesitan un cuidado especial. Y es que mientras la zona de la piel situada en forma de T (el mentón, la nariz y la frente) es graso, el resto de la cara como las mejillas y labios varían entre seco y normal.

Por lo que si tienes una piel de este tipo, prioriza e hidrata más veces las zonas más secas (mejillas) que el resto. Usa si puedes un producto específico y revisa la zona donde tienes más grasa para evitar granos y acné. No limpies demasiado tu cutis y usa una crema ligera con poco contenido de aceite.

Puedes usar el mismo producto en ambas zonas, pero si puedes ten a mano una crema grasa para la zona T y otra seca para el resto de la cara. Por último, recuerda que la piel evoluciona con los años y que igual a los 20/30 años tienes una piel mixta, pero con el paso del tiempo tu cuerpo cambia a una piel más seca.

Hidratar una piel seca

Las pieles secas suelen distinguirse fácilmente del resto de pieles ya que necesitan un aporte de agua más frecuente además de tener menos brillo que las pieles grasas.

Por otro lado, necesitan más tiempo de cuidado que las mixtas y grasas ya que son pieles más sensibles al sol y al efecto de agentes externos por lo que es imprescindible un mayor cuidado e hidratación.

Las claves para su cuidado son, aumenta el número de veces que hidrates tu cara, mínimo dos (una al levantarnos y otra al acostarnos). En el caso de que vayas a la playa usa una crema protectora para la piel y otra para el cuerpo.

Al llegar a casa es conveniente que complementes la piel con alguna crema con efecto regenerante, leche o aceite corporal. ¡Tú cuerpo te lo pedirá a gritos! Elige la crema adecuada y ya verás como la piel la absorbe rápidamente, en caso de que no sea así, presta atención para la próxima vez.

Por lo general, el poder de absorción nos indica dos cosas, la primera que tu piel lo necesita, y la segunda o que te has pasado con el sol y no has protegido tu cutis correctamente o bien es una crema de absorción rápida y muy ligera.

La regeneración de la piel seca

La piel es como un papel arrugado, y es que al igual que es imposible devolver el papel al estado original lo mismo sucede con la piel una vez se daña.

Por muy dura y resistente que sea nuestro cuerpo humano, la piel no aguanta todo lo que le echemos encima. Debemos cuidarla y protegerla de los efectos nocivos de la contaminación, agentes externos como el sol, la lluvia y el tiempo.

Un cuidado diario en forma de hidratación y una menor exposición a los efectos de los rayos ultravioletas evitarán en gran medida la sequedad de nuestra dermis.

Sin embargo, existe gente propensa a que se le seque la piel. Nuestro consejo es que complementen la hidratación de la misma con un mayor aporte de alimentos que contengan líquidos (frutas y verduras), así como beber agua con mayor frecuencia, en especial, en verano.

Las duchas y baños continuos en la piscina y la playa resecan nuestra piel, por lo que es conveniente un baño al llegar a casa combinado con esponjas suaves, usar geles o jabones neutros y lo menos agresivos posible.

Intenta usar geles con contenido en aceite de coco, de oliva, de leche, con aloe vera y similares.

¡Gestiona tu piel y cuídala, sólo tienes una! Esperamos que este artículo te haya gustado y te invitamos a compartirlo en redes sociales o que si tienes cualquier pregunta no dudes en preguntarnos y sigas visitando nuestro blog de belleza y cosmética.

 

No Comments

Post a Comment

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.