Consejos para cuidar una piel con tatuajes

Cómo cuidar una piel con tatuajes

Consejos para cuidar una piel con tatuajes

Los tatuajes siempre han atraido la atención del ser humano a pesar de que se han puesto de moda hace pocos años. Precisamente, en la actualidad es muy común ver auténticas obras de arte en forma de tatuajes. Símbolos tribales, anillos que rodean nuestro cuerpo, animales de todo tipo o frases con un significado especial son algunas de las ideas que atraen tanto a los jóvenes como a los adultos. Si vas a la playa seguro que habrás comprobado que cada año más gente opta por cubrir su piel con un tatuaje.

Tanto si estás pensando en realizar un tatuaje o ya tienes uno, debes saber que los tatuajes son muy delicados y es recomendable un buen mantenimiento y cuidado de la piel. ¡No olvides que un tatuaje es para toda la vida (al menos de momento), y es importante que le prestes atención y lo cuides!

Si estás pensando en realizarte un tatuaje en esta época del año es necesario que tengas especial cuidado y que trates la piel para que cicatrice bien y que el tatuaje no se vea afectado.

Por ello, en el siguiente artículo os detallaremos algunas claves para saber cómo cuidar una piel con tatuajes.

Precauciones básicas durante la primavera

Hace un par de semanas os contábamos porque es importante que todo el mundo cuide la piel en primavera, sin embargo, la gente que tiene un tatuaje debe tomar precauciones diferentes. La razón es que la primavera y el verano no son las mejores épocas para hacerse un tatuaje.

Ambas temporadas son bastante calurosas y la primavera tiene un clima cambiante y marca el inicio para la llegada del verano. Por ello, es conveniente que tengas en cuenta los siguientes consejos si te vas a tatuar esta temporada:

Evita los baños en agua caliente hasta que el tatuaje cicatrice por completo. Debes evitar sumergirte en el mar o piscina hasta que se cure.

No expongas nunca al sol la piel cicatrizada. El sol disminuye la pigmentación del tatuaje y no es conveniente exponerlo de forma directa. Las razones son que estropean el tatuaje y tu piel.

Evita sudar y el calor en la medida de lo posible.

No te rasques bajo ningún concepto ya que puedes provocar una infección en la zona.

Cubre el tatuaje las siguientes 24 horas. Una opción es el uso de un apósito a medida, ni muy grueso pero tampoco muy fino. También debe ser absorbente y antiadherente para que no se pegue y evite infecciones. Para quitarlo te recomendamos que uses agua templada y limpies la zona con jabón y agua y dejes respirar al tatuaje un rato.

Debes tener en cuenta que el proceso de curación puede llevar entre 7 y 14 días en función del tipo de piel, lo grande que sea el tatuaje o el lugar donde esté. Además, también es importante resaltar que no todo el mundo cura de la misma forma y que el proceso varía de una persona a otra. Incluso hay gente que le lleva un mes entero curar su piel. ¡Por lo tanto, sé paciente y no tengas prisa!

Cuida la piel con una crema hidratante o antibiótica natural. Es muy común entre los tatuadores usar cremas hidratantes que contengan ingredientes naturales para que la piel se hidrate y cicatrice mejor. En un artículo anterior hablamos de los múltiples beneficios de la rosa mosqueta para la piel (hidrata la piel seca, mejora las manchas en la piel, regenera la piel quemada, retrasa el envejecimiento de la piel y disminuye las cicatrices).

Las excelentes propiedades de la rosa mosqueta son perfectas para cuidar una piel con tatuajes. La crema Coenzyme Q10 con Rosa Mosqueta ofrece un especial cuidado para todo tipo de pieles, en especial, las maduras. Una piel tatuada necesita recuperarse del golpe que supone agujerear la piel y las inyecciones de tinta. Los componentes naturales de la rosa mosqueta mejoran la elasticidad y la firmeza de la piel en pieles delicadas como son las zonas tatuadas.

Además, ayuda con la regeneración y la bioestimulación de la piel al acelerar la respiración celular. Esto es especialmente importante durante los primeros días del tatuaje ya que la zona necesita respirar al mismo tiempo que debe ser hidratada.

Por si fuera poco, la vitamina E ayuda a la regeneración de los tejidos y acelera la curación del tatuaje. Para ello, es necesario echarse crema hidratante unas dos o tres veces al día. Una vez por la mañana al levantarse y otra antes de acostarse es lo mínimo recomendable. Si el tiempo y el trabajo te lo permiten puedes cubrir la zona al mediodía para mejorar los resultados.

Cómo cuidar una piel con tatuajes

Si ya tienes un tatuaje y quieres que te dure muchos años, te recomendamos que tengas cuidado con la exposición directa con el sol. Con el tiempo los tatuajes pierden color y brillo, en especial, en los tatuajes de color, por ello es conveniente aplicar una crema solar o un spray de protección solar con un factor elevado para no envejecer tu piel.

Un tatuaje es algo que queda en nuestra piel de por vida y no debería ser una decisión que se tome de la noche a la mañana, sin embargo, si has decidido tatuarte debes saber que un tatuaje es como los hijos, para siempre.

Cuidar una piel con tatuajes es clave para mantener su brillo y color. Por ello, te recomendamos un mantenimiento en forma de protección solar, hidratación y cuidados especiales para que tu tatuaje luzca como el primer día.

Hidrata la zona. La piel necesita beber para lucir sana y conservarse más tiempo. Ya sea en forma de crema hidratante o sérum debes preparar y cuidar la piel todos los días. La piel es la el órgano más grande del cuerpo humano y debemos prestar especial cuidado ya que nos protege de la suciedad, microbios y agentes externos.

Una de las mejores formas para cuidar una piel con tatuajes es el uso de cremas hidratantes naturales. Antes comentábamos los beneficios de la rosa mosqueta en el caso de que nos estemos planteando tatuarnos la piel, sin embargo, esta  crema natural también se puede usar en pieles tatuadas ya que evita las infecciones y recupera la elasticidad de la piel. Debes tener en cuenta que una piel tatuada suele ser una zona gastada y que necesita especial cuidado.

Por último, acude al especialista en caso de dudas. Recuerda mirar a menudo tu piel y la zona tatuada. Y en caso de que encuentres manchas o algo extraño no dudes en acudir al dermatólogo para evitar problemas. ¡Haznos caso y toma precauciones, ya verás cómo tu tatuaje luce como el primer día! ¡Asegúrate de que esa obra de arte en tu piel siga visible por mucho tiempo!

Si quieres saber todos los consejos para el cuidado de tu piel, no olvides visitar nuestro blog de belleza.

 

Comments ( 3 )

  • Pérez H.

    Muy buenas recomendaciones, me ha sido de ayuda, ya que quiero hacerme un tatuajes, y la verdad no sabia que hacer, con estas recomendaciones ahora si iré a hacerme mi tatuaje, muchas gracias por su ayuda.

  • Central MaxDream

    Sin duda, la clave es mantener el agua en tu piel para mantener el color, mejorar la actividad sanguínea y cuidar tu cutis.

Post a Comment

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.