Trucos de maquillaje para la vuelta al cole

pequeños Trucos de maquillaje

Trucos de maquillaje para la vuelta al cole

Atrás quedan los largos y soleados días de agosto y el sabor del salitre y la arena del mar. Y es que aunque parezca mentira apenas queda una semana para el comienzo del colegio, y ya es hora de tomar contacto con la rutina y olvidarnos de las vacaciones. El problema es que vuelven los madrugones, las ojeras y el estrés acumulado se va notando en nuestra piel y en la cara. Pero, no te preocupes en MaxDream estamos para ayudarte, por ello, hoy vamos a contarte unos pequeños trucos de maquillaje para que la vuelta al cole no te coja desprevenida o desprevenido.

Trucos de maquillaje, lo primero cuidar la piel y el pelo

En artículos anteriores comentábamos la necesidad de cuidar nuestra piel y pelo, en especial, en verano ya que agentes externos como el sol y el salitre estropean el pelo. A pesar de que el tiempo de la playa se ha reducido, la vuelta al cole y la rutina pueden provocar un estrés en la piel y pequeños cambios como la aparición de pequeñas manchas. Además, el cuidado del pelo y la piel debe ser diario para mantener todas las propiedades y cuidar el brillo de una de las partes favoritas de nuestro cuerpo.

El truco es invertir una pequeña cantidad de tiempo cada día, y después con unos minutos extra un día a la semana es suficiente. El primer cuidado necesario para nuestro cuerpo, piel y cara, es una correcta hidratación. Una ducha diaria para comenzar el día es suficiente si se hace de forma correcta. A pesar de que hay gente partidaria de ducharse por la noche, lo bueno de hacerlo temprano por la mañana es que podemos dedicar más tiempo a su cuidado, además de aprovechar para lavarnos la cara, maquillarnos e hidratarnos con una crema.

Exfoliación, sí, pero sin pasarse

La hidratación tiene que venir acompañada de una limpieza extra de nuestra piel. En el caso de que tengas problemas de acné es recomendable usar una pequeña toalla para lavar nuestra cara y minimizar la aparición de bacterias. El uso de una toallita fresca y nueva cada día ayudará a reducir este problema. Esto dependerá de cada persona y cómo tenga su piel ya que no toda la gente se ve afectada por este problema.

Para acompañar la limpieza y aprovechando un momento de relax y que tengamos un poco de tiempo lo ideal es aprovechar para hacer una exfoliación. La idea es regenerar la circulación sanguínea y erradicar las células muertas, de esta forma, ayudamos a nuestra piel en su proceso de regeneración.

Una vez esté húmeda es el momento para la aplicación de cremas hidratantes para la piel. Las cremas corporales pueden hidratar todo el cuerpo, desde las manos hasta los pies, pero la cara no. En este momento, es importante que sepas qué tipo de piel tienes para utilizar una crema adaptada a tu piel, y es que no es lo mismo el tratamiento para una piel seca que para una grasa.

Una alternativa para las pieles muy secas es utilizar primero un aceite corporal, y después la crema. Por ejemplo, puedes aplicar un poco de aloe vera y después una crema reparadora de argán. Las propiedades de este beneficioso componente actúan directamente sobre nuestra piel evitando el envejecimiento.

Otro consejo es que utilices en la medida de lo posible productos naturales como el aloe vera, el argán, el aceite de oliva o la rosa mosqueta. Los productos que contengan estos elementos mejoran la elasticidad y suavidad de la piel gracias a su alto contenido en vitaminas y principios activos. Un ejemplo es la crema de karité, indicada para pieles secas y con problemas de deshidratación. Sus propiedades activan la regeneración de la piel y evitan la aparición de las temidas estrías.

Vida sana y alimentación adecuada

Dicen que somos lo comemos, y es que efectivamente nuestra forma de vida se nota y se ve reflejada en la piel, por ello, debemos prestar especial atención a los alimentos que comemos. Recuerda que la combinación de unos hábitos saludables con una alimentación saludable aumentará nuestra energía ya que sus efectos positivos durarán más tiempo en nuestro cuerpo.

La piel hay que hidratarla por dentro y por fuera. Beber dos litros de agua cada día es una rutina que no debe faltar en nuestras vidas. También debemos incorporar la ingesta de frutas al menos una vez al día. Olvídate del exceso de hidratos de carbono o proteínas y añade más verduras y hortalizas, enseguida verás los resultados en tu cintura, báscula y piel.

Acompaña las comidas con cereales y productos naturales como la levadura de cerveza o el germen de trigo. La levadura de cerveza contiene un alto contenido en vitamina B y es muy rica en proteínas, este fermento de origen vegetal ayuda a limpiar los poros de tu piel, además de evitar la caída de tu pelo.

En caso de que tengas poca energía, deberías pensar en incorporar suplementos nutricionales para reforzar tus defensas. El uso de suplementos adicionales en tu dieta es lo mismo que haces con la piel a la hora de reforzarla usando cremas naturales como el aceite de argán o una crema de karité. Las pastillas suplementarias de hierro y calcio son sólo algunos de los ejemplos de productos naturales que puedes tomar en caso de que lo necesites. ¡Eso sí, consulta antes con un especialista!

Pequeños trucos

  • Todavía hace calor, por lo que te que te recomendamos que aproveches para secarte el pelo de forma natural, así evitarás usar el secador y la plancha que dañan nuestro pelo si se utilizan en exceso. Por tanto, evita los daños innecesarios y úsala cuando comience el otoño y el pelo tarde más tiempo en secar.
  • Utiliza un pequeño guante o cepillo de crin para darte un masaje en la piel y hacer una pequeña exf0liación. Si lo combinas con una hidratación de tu piel, la tendrás siempre tersa y brillante.
  • Aplica aceites en zonas delicadas como codos, talones y rodillas.
  • No tengas miedo a hidratar en exceso tu piel.
  • Averigua qué tipo de piel tienes y actúa en consecuencia.
  • Aplica sérums para el cuidado del pelo.
  • Para el cuidado de la piel sigue esta rutina; limpieza, tonificación, hidratación y exfoliación. De esta forma, refuerzas la piel y evitas la obturación de los poros, al mismo tiempo que lo proteges manteniendo el manto ácido natural de tu pie.

Y eso es todo, ahora sólo toca acostumbrarse a los nuevos horarios y a la temida rutina y esperar hasta el año que viene a que vuelva el verano para disfrutar del calor otra vez. ¡Sigue atenta, en próximos artículos hablaremos del cuidado de la piel en otoño y os seguiremos informando sobre el mundo del maquillaje y los productos naturales!

Comment ( 1 )

  • Laura

    Excelente artículo. Totalmente de acuerdo, algo sencillo puede marcar la diferencia.

Post a Comment

*