¿Cómo hidratar la piel en verano?

hidratar la piel en verano

¿Cómo hidratar la piel en verano?

Hidratar la piel en verano debería convertirse en una costumbre diaria e imprescindible para cuidar uno de nuestros órganos más importantes. Y es que debemos tener en cuenta que la piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo ya que además de protegernos del frío y el calor también es el responsable de cuidarnos de los agentes externos como las bacterias y otras sustancias extrañas. La piel cuando está sana es una barrera externa que actúa como protector de agresiones químicas, tóxicas, mecánicas y de microorganismos y enfermedades varias.

Además, nos resguarda del clima y las radiaciones ultravioletas. Precisamente la llegada del verano aumenta la radiación ultravioleta que puede dañar las células de la piel y que tiene una relación directa con el aumento de la melanina. En el artículo de hoy vamos a hablar de cómo cuidar la piel y os vamos a dar algunos consejos para hidratar la piel en verano de forma natural. ¿Quieres saber más del tema? Sigue leyendo.

Hidratar la piel en verano ¿Por qué la piel necesita beber?

Antes comentábamos la importancia de la piel y uno de los motivos es que es el órgano de mayor tamaño. Decir grande es poco, imagínate su tamaño ya que la piel de una persona media ronda los 2 metros cuadrados (aunque puede variar un poco en función de la altura y peso de cada persona). Por si el tamaño fuera poco, lo más impresionante es el peso que ronda los 4 kilos ya que  representa un 6 % del peso corporal total. La piel juega un papel fundamental a la hora de cómo nos relacionamos con el exterior y es que muchos de los estados emocionales que padecemos los exteriorizamos a través de la piel (sonrojos, pelos de punta, nervios y sudor, lagrimas).

El verano es una de las épocas con mayor contacto con nuestra piel, la razón es muy sencilla. En la temporada estival disfrutamos de las vacaciones en el exterior como la playa o la montaña para evitar las altas temperaturas. Esto provoca que zonas como la cara, los brazos, las piernas, las manos y los pies sufran en exceso los efectos del verano. La gente que le gusta la playa expone el resto del cuerpo en contacto con el sol, sin embargo, el contacto directo de la piel con el medio exterior la deshidrata. En resumen, hidratar la piel en verano es una costumbre imprescindible si queremos gozar de una buena salud.

Todas las pieles necesitan hidratación

Posiblemente hayas escuchado o leído la frase de que no todas las pieles necesitan hidratación, en especial, las pieles grasas ya que están suficientemente protegidas. La razón de los defensores de este falso mito es que usar cremas hidratantes para las pieles grasas sólo aporta grasa a la piel. Ni mucho menos es cierta tal afirmación, y es que todos los tipos de piel (grasa, mixta y seca) necesitan hidratación. Absolutamente todas las clases de piel se deshidratan y pierden su capacidad para retener el agua en la capa llamada córnea.

Si bien es cierto que las pieles secas pierden más agua que el resto, lo cierto es hay que evitar la deshidratación con la incorporación de cremas hidratantes para evitar que la piel se seque y aumenten los síntomas del envejecimiento. El tratamiento de la piel debe adaptarse a cada piel. Por ello, los expertos recomiendan el tratamiento de la piel con cremas hidratantes y enriquecidas en elementos nutritivos como el argán, el karité, la baba de caracol o la rosa mosqueta.

Los elementos envolventes y nutritivos están indicados para las pieles secas, en cambio, las pieles mixtas o grasas necesitan otro tipo de cremas hidratantes más fluidas y con diferentes elementos matificantes. En resumen, todas las pieles necesitan beber, la diferencia es que cada una tiene necesidades diferentes.

Consejos saludables para hidratar la piel en verano

La piel pierde agua por la epidermis, es decir en las capas más superficiales de la piel. Y es que su reparación comienza desde el exterior con el tratamiento y los cosméticos adecuados. Las causas que producen la deshidratación en verano son enormes, pero no es solo el calor, es el aire acondicionado, son los cambios de temperatura, son las altas temperaturas y por supuesto, el calor. Dar de beber a la piel es la base fundamental para cuidar la piel en verano.

Cuando nos referimos a beber, no sólo decimos cremas hidratantes, también beber y comer líquidos y es que posiblemente no bebas lo suficiente en verano. La piel necesita agua por dentro y por fuera. Por ello, es importante incorporar costumbres que nos pueden ayudar a hidratar la piel en verano como beber y comer comidas sanas que incorporen líquidos. Un ejemplo claro son los zumos, batidos, infusiones y comidas como el gazpacho. No te centres tanto en beber dos litros diarios de agua sino tomas frutas y verduras. La hidratación es tu mejor aliada para la salud de tu cutis.

Además, una correcta hidratación incrementa la eficiencia de los tratamientos específicos de salud. Por ejemplo, no es lo mismo una crema hidratante por la mañana que por la noche. Si te aplicas una crema por la mañana y un producto específico para tu tipo de piel (sérum, mascarilla, cremas) tu piel lo notará enseguida.

Otro consejo para cuidar tu piel es la aplicación de productos naturales. El aloe vera no puede faltar en ninguna casa por sus propiedades hidratantes y como regenerador de la piel además de ser un humectante de primera.

Vida sana; la piel es un órgano muy sensible al que le afectan muchos factores, el alcohol y el descanso son sólo algunos de ellos. Por lo tanto, lo mejor es que lleves unas costumbres lo más sanas posibles para que tu piel no lo note.

Protección solar

Cuidar la piel con un protector solar es fundamental para el cuidado de nuestra piel. Existen factores de todos los tipos y para todas las pieles. Lo ideal es consultar con el farmacéutico o con tu médico de cabecera cuál es el factor de exposición que necesita tu piel. Lo normal es usar factores de protección media como 25-30, sin embargo, si tienes la piel muy blanca o estás comenzando a tomar el sol, aumenta el factor y vete reduciéndolo a medida que te pones morena. Eso sí, nunca dejes de protegerte. De esta forma, evitarás las quemaduras, manchas solares y evitarás que tu piel envejezca.

¿Y a ti qué te parecen estos consejos? ¿Tienes alguno que no conozcamos y quieres comentarlo? No olvides dejar tu opinión en los comentarios que estaremos encantados de responderte.

 

No Comments

Post a Comment

*