¿Cómo cuidar tus manos y uñas y tenerlas siempre hidratadas?

cuidar tus manos y uñas

¿Cómo cuidar tus manos y uñas y tenerlas siempre hidratadas?

Cuidar tus manos y uñas es una de las tareas aparente más fáciles de realizar, y sin embargo, es de las más difíciles de tratar. La razón es que la piel de las manos y las uñas es diferente en todos los sentidos a la del resto de la piel y ambas zonas necesitan un mantenimiento y cuidado totalmente diferente y especial. Sin embargo, no te preocupes y sigue leyendo ya que te vamos a explicar cómo cuidar tus manos y uñas para que estén siempre en perfecto estado y a la vez hidratadas

Máxima hidratación

El agua es el factor más importante a la hora de cuidar el órgano más importante de nuestro cuerpo. ¿Órgano, qué órgano? Sí, efectivamente la piel es el órgano más grande del ser humano ya que nos cubre totalmente y realiza diversas funciones de protección con el exterior además de contribuir en la interacción con ciertas emociones como la sonrisa, las lágrimas, etcétera. Pero hoy vamos a hablar de una parte muy pequeña de la piel como son las manos, y más especialmente de la zona de las uñas y la denominada cutícula.

Las manos es una de las partes más delicadas y fuertes de nuestro cuerpo. Son una de las zonas que más usamos en nuestra vida diaria para realizar todo tipo de acciones, desde coger instrumentos, para trabajar, para tocar o demostrar afecto a nuestros seres queridos o sencillamente para manejar cualquier tipo de utensilio o herramienta. En definitiva, utilizamos las manos para casi todo en la vida.

Por ello, debemos mantener un cuidado especial en esta parte tan usada y muchas veces castigada. La pregunta es cómo; la respuesta con hidratación. Sí, hidratación. Pero eso no es tan fácil ya que la piel de las manos tarda más en absorber las cremas y productos (algunos, no todos) y además no podemos siempre estar hidratando las manos ya que muchas veces (en especial, en el trabajo) debemos tenerlas siempre secas y preparadas para la acción. Si quieres saber un poco más sobre cómo cuidar la piel en verano te recomendamos entres en la dirección anterior. Para hidratar y cuidar la piel de las manos y uñas sigue leyendo.

La clave pues es conseguir la hidratación antes y después del uso que le vayamos a dar. Aunque vayas a tener una jornada intensiva de unas ocho o diez horas debes intentar cuidar las manos antes y después para evitar problemas en ellas. Lo ideal es echarte una crema hidratante por la mañana para que la piel absorba lo más rápido posible después del descanso de la noche, por otro lado, al ir a acostarte también es conveniente hidratar la zona.

La hidratación es primordial para conseguir que la piel de tus manos y uñas aguanten tantas horas de trabajo. En el caso de que tengas un desgaste enorme en tu jornada laboral igual es conveniente que utilices guantes específicos para el trabajo y al acabar laves las manos con una crema especial. Lo recomendable es utilizar productos hidratantes y con ingredientes naturales como la leche, la avena, el aceite de oliva, el aceite rosa mosqueta o aloe vera.

Cuidar la cutícula, manos y uñas

Un incidente que suele suceder a mucha gente es un desgaste en la zona de la cutícula. La cutícula es la zona que rodea las uñas y tiene como función proteger y sellar la uña para evitar el daño en forma de infecciones. La cutícula es una especie de barrera natural contra el exterior que se sitúa entre la zona visible de la uña (la que se pinta) y la interna que no vemos (y es donde crece la uña), pero que también es muy importante.

El problema de la cutícula es que muchas veces se desarrolla y crece de más, lo que implica que mucha gente se las corta. No deberías hacer esto ya que arrancarlas o cortarlas de cuajo es incorrecto e inadecuado para su cuidado. Lo aconsejable es mojarlas en un vaso o jarrón de agua templada con jabón. Una vez están mojadas debemos aplicar un producto específico para esta zona y que contenga los productos anteriormente mencionados, como la rosa mosqueta o argán. Al acabar debemos empujar las cutícula pasando frotando suavemente con cada mano desde los nudillos hasta las uñas. 

Una vez termines utiliza un quita cutículas que es un producto emoliente que sirve para ablandar la zona y no te olvides de hidratarlas. Al acabar puedes cortarlas poco a poco, pero ¡ojo!, hazlo suave y de forma lateral. También vale que las empujes hacia atrás con un palo de naranjo o un empuja cutículas. De esta forma, las mantendrás a raya y evitarás el dolor y los padrastros en la zona.

Un último consejo para cuidar tus cutículas  y evitar los pellejos y padrastros es la utilización de cremas de manos con frecuencia masajeando las zonas intensiva pero suavemente. Al menos un par de veces a la semana, es recomendable que uses un gel quita cutículas para ablandarlas y mantenerlas cuidadas. En el caso de que te las cortes pasa un algodón con desinfectante (agua oxigenada) para reducir las infecciones y los padrastros.

Conócete a ti mismo, investiga tu piel

Una cosa fundamental a la hora de cuidar nuestra piel es conocer qué tipo de piel tenemos. Y es que recuerda que no es lo mismo una piel de una persona con 20 años que una con 40. Lo mismo ocurre con una persona de tez oscura o un niño, cada piel es distinta, y lo mismo sucede con sus necesidades. Para ello debes averiguar si es grasa, normal o seca. Si no sabes cómo hacerlo, no te preocupes hay trucos y formas sencillas para averiguarlo, pero lo mejor es que preguntes a un especialista o a tu farmacéutico, seguro que ellos te resolverán todas tus dudas.

Es importante conocer tu piel ya que evitarás más problemas de los que piensas. Muchos incidentes e infecciones vienen derivados de alergias o de usar productos inadecuados que no funcionan ya que no son para nosotros. Por ello, es fundamental saber si tienes una piel grasa o no. En caso de que tengas dudas o no sepas y tengas que comprar un producto, lo más recomendable es que compres uno para pieles neutras. Los productos neutros suelen ser indicados para este tipo de pieles, pero también funcionan (aunque por supuesto, no son tan eficaces) con las pieles grasas o secas.

Otro consejo es que en la medida de lo posible utilices cremas y jabones naturales para el cuidado de tu piel ya que muchos productos químicos pueden dañarla con facilidad. Los mejores productos son aquellos que contengan ingredientes que tengan propiedades curativos e hidratantes como el aloe vera, el karité, el argán o la rosa mosqueta. El té verde funciona bastante bien al igual que otros como los de arcilla o lodos marinos, sin embargo, los anteriores suelen ser mejores para las manos por sus propiedades reparadoras.

¡Recuerda, conocer el tipo de piel es clave para el cuidado de tus manos y lo mismo sucede con la hidratación! ¡Ahora no tienes excusa para cuidar tus manos y uñas y tenerlas sanas y salvas! Si quieres conocer el mundo de la belleza y el cuidado de la piel no dejes de visitar nuestro blog.

 

No Comments

Post a Comment

*